conducir con mal tiempo

Nos encontramos en pleno otoño, y es época de la llegada de complicadas situaciones climatológicas en todo nuestro territorio.

Inclemencias como la lluvia, provocan un aumento de un 7% la siniestralidad en las carreteras (Rafa Soto, Ecodriver). Adicionalmente, estas condiciones pueden “pillarnos por sorpresa” y dificultarnos el camino a casa o incluso poner en riesgo nuestra vida.

Por supuesto que al volante siempre debemos prestar atención, tener precaución, y cumplir con las normas de seguridad vial, pero cuando interviene otro tipo de factores como que ha empezado a llover o hay mal tiempo en general, tendremos que extremar la prudencia y conducir en base a ciertos consejos que nos ayuden a mantener la calma al volante y a circular más seguros.

Por ello, es conveniente seguir una serie de recomendaciones relacionadas con la conducción segura, para así para afrontar posibles temporales y evitar percances.

 

  • Distancia de seguridad

Para comenzar, tal y como indica la Dirección General de Tráfico (DGT), debemos respetar e incluso aumentar la distancia de seguridad a la hora de circular por la carretera, ya que es probable que contemos con menos visibilidad y adherencia.

Además, con agua o nieve en el asfalto se necesitan más metros para frenar, por lo que es imprescindible respetar en todo momento al conductor de delante para no impactar contra él en caso de frenazo.

 

  • Velocidad y marchas

En este tipo de situaciones, siempre deberemos moderar la velocidad. No obstante, si la DGT marca unos límites de velocidad inferiores a los habituales en estas situaciones desfavorables, debemos obedecer.

Por otro lado, cuando llueve o incluso nieva, es importante que realicemos el cambio de las marchas con suavidad, ya que si se hace de manera brusca el coche podría patinar o incluso podríamos perder el control del mismo. También es importante utilizar las marchas largas para subir pendientes y conducir por caminos con curvas (para un mejor dominio del vehículo).

Por último, es muy aconsejable desactivar la opción de control de crucero cuando viajemos en condiciones adversas, ya que si se produce el famoso efecto “aquaplaning” (cuando los neumáticos no son capaces de evacuar toda el agua de la carretera ya sea por un mal estado del propio dibujo o por un exceso de velocidad sobre asfalto inundado), es preferible tener el control total del coche por seguridad.

En el caso de aquaplaning, la recomendación es mantener firme el volante, no pisar el freno y levantar suevamente el pie del acelerador para que la propia densidad del agua aminore nuestra velocidad y dejemos de “flotar” lo antes posible. Y es que, si frenamos o damos un volantazo, solo conseguiremos desestabilizar la dirección del vehículo.

 

  • Indicaciones de la DGT

La DGT utiliza ciertos códigos marcados por diferentes colores que informan a los conductores de aspectos como la velocidad a la cual deben transitar en caso de nieve, qué vehículos pueden o no hacerlo, o si un tramo de carretera está cerrado. (Este tipo de información se suele colocar estratégicamente en las pantallas de Tráfico).

Como ejemplo, el nivel verde significa que está comenzando a nevar y que está prohibido superar los 100 km/h en autovías y autopistas y los 80 km/h en otras vías. Si el color es amarillo, los camiones tienen prohibida la circulación, y los turismos y autobuses no pueden pasar de los 60 km/h. Un nivel rojo nos indica que únicamente podrían circular los turismos con el uso de cadenas o neumáticos de invierno, a una velocidad de 30 km/h. Por último, un nivel negro prohíbe la circulación.

 

  • Visibilidad

En este sentido, si se produce lluvia intensa, independientemente de la hora del día, debemos circular con las luces encendidas.

Además, si circulamos por zonas boscosas (abundante vegetación), deberemos tener cuidado con las hojas de los árboles que se quedan en la calzada, ya que pueden provocar derrapes al frenar por la falta de agarre de los neumáticos.

Si empiezas a notar que se empañan los cristales, dirige el aire del climatizador hacia los mismos.

Recuerda, siempre trata de garantizar el factor visibilidad para ver y ser visto.

 

Revisa tu coche en el taller y prepáralo para cualquier trayecto

Los consejos que te hemos ido dando pueden ser aplicados una vez te encuentres en plena carretera. No obstante, también puedes considerar las siguientes pautas para anticiparte a los efectos del temporal, empezando por informarte acerca del estado de las carreteras por las que planeas transitar antes de salir de casa. 

Además de realizar las comprobaciones necesarias (luces, nivel de los líquidos, presión de los neumáticos, triángulos, chaleco reflectante, rueda de repuesto …), tendrás que equipar tu coche con el depósito a tope, mantas y agua potable, una batería externa para cargar el móvil, e incluso cadenas.

 

Por último, lo más apropiado, es que, en caso de cualquier duda revises bien tu coche antes de salir de viaje y acudas a un servicio oficial BMW o MINI que certifique que los frenos, neumáticos o incluso el motor de tu coche están en buen estado.

No dudes en contactar con nosotros y solicitar cita previa en nuestros talleres. ¡Haz clic aquí para visitarnos!