post blog neumatico

En lo que respecta a los neumáticos de nuestro coche, éstos son un elemento de seguridad fundamental en nuestro vehículo. Verás, los frenos detienen las ruedas, no el coche. De hecho, son los neumáticos los que hacen que nuestro coche se detenga.

Más allá, la adherencia del automóvil a la calzada depende de la calidad y del estado de los neumáticos, y como consecuencia, el desgaste que sufren incide directamente en su seguridad.

Aclarado este asunto, en este post vamos a explicar por qué es tan vital escoger el correcto neumático y de qué depende esta decisión.

No obstante, antes de tomar una decisión y decantarnos por un neumático u otro, tenemos que valorar detenidamente factores como qué uso le vamos a dar al coche, por qué tipo de carreteras solemos conducir normalmente o el clima de nuestro lugar de residencia.

 

Principales factores que se deben considerar antes de tomar una decisión

El clima

El clima de la zona en la que vives es determinante.  Desde el punto de vista de la meteorología, debemos tener en cuenta cuál es el clima predominante. De este modo, diferenciamos entre tres tipos de neumáticos:

  • Neumático de verano.
  • Neumático de invierno.
  • Neumático mixto.

Cada uno de este tipo de ruedas difiere en cuestiones como anchura o diámetro, y son fabricadas para ofrecer mayor seguridad y rendimiento, en función del tipo de clima.

 

La forma de conducir y tipo de carretera por la que circulemos

Examinar las características de rendimiento del neumático nos facilita la búsqueda de del modelo de neumático apropiado.

Por ejemplo, si nuestro estilo de conducción es más tipo deportivo, necesitaremos neumáticos con mucho agarre y estabilidad.

Por otro lado, si vamos a conducir de manera más recurrente por autopistas, necesitaremos neumáticos de alto rendimiento; mientras que, si usamos el coche solamente para pasear por la ciudad, podemos optar por neumáticos de baja resistencia a la rodadura.

 

Cómo escoger los neumáticos del coche

Nuestra recomendación es optar por los neumáticos de serie (fabricante) que trae el coche.

neumaticos

 

Sin embargo, también podemos seleccionar los neumáticos del coche por unos de nuestra elección. En este último caso, debes fijarte en el código que aparece en el flanco de cualquiera de tus neumáticos (código de tres números y dos letras).

 

 

 

 

 

Para que entiendas el significado de este código, te ponemos un ejemplo.
Si el código fuese 12A3B, éste sería el significado:

1 = ancho del neumático en milímetros.

2 = relación entre la altura y el ancho del perfil de la rueda.

A = estructura de la rueda.

3 = diámetro interior en pulgadas.

B = código de velocidad.

 

Cuándo cambiar los neumáticos

Por otro lado, el momento en el cual debemos considerar un cambio de neumáticos puede no ser muy evidente para algunos conductores.

Para empezar, debes saber que, a aparte de la edad y el desgaste de éstos, factores como el estado de la carretera, el clima o los malos hábitos de conducción también dañan los neumáticos de nuestro coche.

Otras señales que te ayudarán a saber cuándo debes cambiar los neumáticos del coche, son las siguientes:

  • El dibujo de las ruedas: si el neumático está en buen estado, la profundidad de las cenefas rodará los 8 – 8,5 milímetros.
  • Los laterales de la rueda: esta parte suele ser la más redonda, por lo que suele desgastarse antes.

Por último, las recomendaciones oficiales nos indican que, tras cinco años de uso, deberías llevar tus neumáticos para ser inspeccionados por un profesional al menos una vez al año, y que, si tus neumáticos no se han cambiado al cabo de 10 años desde su fecha de fabricación*, debes reponerlos por unos nuevos. Esto mismo es aplicable para los neumáticos de repuesto.

*Para averiguar la fecha de fabricación del neumático, observa su flanco y busca las cuatro cifras que aparecen en un círculo y que acompañan al código DOT.

 

No queremos concluir sin recordarte, que, como todo, un cuidado apropiado y preventivo ayuda a prolongar la vida útil del neumático. Puedes vigilar la presión de aire, el desgaste de la banda de rodadura, la alineación y demás factores de tus neumáticos, así como solicitar una cita en el taller ante la sospecha de cualquier irregularidad.