bebé a bordo

Viajar en coche con un bebé o niño pequeño puede llegar a ser todo un reto por muchos motivos: se pueden aburrir, sufrir mareos…  No obstante, además de conocer sus reacciones y adaptarnos a sus conductas dentro del coche, debemos garantizar su seguridad en todo momento.

En este artículo, vamos a hacer mención a las medidas legales de seguridad que debes cumplir cuando viajes con un bebé a bordo, y también algunos consejos prácticos y de utilidad relacionados con cómo mejorar su estado de ánimo y bienestar durante la aventura que vayas a tomar, sin importar la duración del trayecto, para que vaya sobre ruedas.

 

Las normas para el traslado de menores en vehículos.

Todos los niños que midan 1,35 metros o menos, siempre deben situarse en los asientos traseros del vehículo utilizando el sistema de retención infantil (SRI) adecuado en función de su edad. Estos sistemas (SRI) de uso obligatorio se clasifican según peso y edad, y los padres o tutores son los responsables de ajustarlos según vayan creciendo.

En cuanto a los niños de edades más cortas, que además resultan ser los más vulnerables a sufrir impactos graves dentro del vehículo, la norma exige que, además de trasladarlos asegurados en su silla de bebé en la parte trasera, deben colocarse en sentido contrario a la marcha de coche (hasta los 4 años si su estatura se lo permite), De esta manera podemos evitar posibles lesiones por impacto, sobre todo en zonas como la columna, cuello o cabeza.

Además, sea cual sea la edad del niño, en caso de uso de silla, ésta debe ser homologada y comprada en un lugar especializado. En caso de que por motivos excepcionales, la silla se encuentre situada en frente de un airbag (a la altura de la cabeza), el airbag se deberá desactivar.

Por último, pero no menos importante, el cinturón de seguridad debe ser utilizado siempre sin excusas y ajustado a al tamaño de la persona. Presta especial atención a su colocación, evitando que se encuentren retorcidos, holgados o doblados.

Otras consideraciones para tener en cuenta son:

  • Nunca llevar al niño en brazos ni suelto, ni compartas el cinturón.
  • La cabeza del niño no debe asomar por encima de respaldo del sistema de retención.
  • Los mayores de 4 años deben usar cojines con respaldo.
  • El uso de capazo únicamente se utiliza cuando sea necesario llevar a un recién nacido acostado por razones médicas.
  • En caso de que la silla reciba un impacto causado por colisión o accidente, no debemos reutilizarla.
  • Si te surgen dudas con respecto de la elección de la silla adecuada para el bebé o niño, consulta las indicaciones de Dirección General de Tráfico (DGT).

 

Cómo mejorar el bienestar dentro del coche cuando hay un bebé a bordo.

Otras de las tareas indispensables que los adultos deben controlar cuando llevan un bebé o niño a bordo, son:

  • Cuando vamos al volante puede resultar complicado estar pendiente de lo que hacen los más pequeños en los asientos traseros. Por eso, si colocas un espejo en el asiento trasero en el que se refleja la imagen que deseas ver, podrás vigilar lo que pasa desde tu retrovisor. Por otro lado, si necesitas salir del coche, por poco tiempo que sea, asegúrate de que no los dejas solos. También debes estar pendiente del sistema de seguridad de las puertas, ya que los botones y pestillos están al alcance y resultan muy atractivos para los niños.
  • Realizar descansos. Los parones en trayectos y viajes son necesarios para que los conductores descansan, estiren las piernas y cojan energía. Cuando hablamos de los bebés y niños, ocurre lo mismo, deben estirar el cuerpo, relajar la musculatura, cambiarles en caso de que sea necesario, saciar su aburrimiento… Además, se recomienda que coman en las paradas, o al menos no ingieran comidas pesadas ni mucho líquido cuando estamos en movimiento.
    Una parada también resulta beneficiosa cuando los niños protestan o están alborotados. Lo mejor en estos casos, es realizar una breve parada hasta calmarse.
  • Protección. El sol y las temperaturas elevadas resultan molestos tanto para el conductor como para el resto de los pasajeros, por eso puedes utilizar parasoles (de fácil instalación) para las ventanillas traseras. Evita también las temperaturas extremas, tanto de frío como de calor, suavizándolas con aire acondicionado o calefacción. En caso de que sea invierno y haga frío en el interior del coche, intenta quitar los abrigos y otros accesorios (bufandas) al sentar a los pequeños en su silla, ya que pueden dar demasiado calor, y son prendas que repercuten en la seguridad (la ropa afecta a la tensión del cinturón en su cuerpo).
  • Prevención. Siempre es bueno ser precavido y llevar a mano ciertos objetos y soluciones en caso de que se presente algún imprevisto durante nuestro viaje o trayecto con bebés a bordo. Por un lado, es conveniente llevar medicación para los mareos o los trastornos en el organismo ocasionados por el movimiento y así evitar situaciones incómodas.

 

Por último, no olvidemos que los niños son niños, y si no están distraídos se aburren con rapidez. Recuerda siempre cargar algún juguete con el que se puedan entretener (dependiendo de la edad), como: libros, música, dispositivos electrónicos… Para los más pequeños, aconsejamos que estos sean juguetes que se puedan anclar al asiento donde va o a su silla, así podemos evitar lanzamientos inesperados.